Presentación

La Milicia de Santa María es un grupo juvenil fundado por el sacerdote jesuita Tomás Morales S.J. con el fin de acercar a los jóvenes al Evangelio y formarles para ser  miembros activos y constructores de la Iglesia y de la sociedad. Un grupo que nace al calor y con la dirección de los Cruzados de Santa María, Instituto Secular fundado por este apostólico jesuita. Una pequeña parte de la Iglesia, que es tierra de María.

La Milicia de Santa María:

En una definición sencilla podríamos decir que la Milicia de Santa María es familia, educadora y apostólica.

Familia

Si hay algo que destaca cuando un joven se acerca por cualquiera de las actividades de la Milicia de Santa María es que en seguida se siente como en casa. Y es que el Padre Morales supo infundirle ese espíritu de familia, cercano y cordial, que hace que cada uno sea aceptado, y amado tal como es.

De hecho a nuestros centros juveniles les llamamos ‘hogares’, porque en ellos nos sentimos en casa. En casa porque encontramos a otros jóvenes con los que compartir nuestra vida e ilusiones. Pero sobre todo en casa porque se nota una presencia maternal, la de la Virgen María, que lo envuelve todo. Nuestra Madre es el centro de nuestro hogar.

Educadora

Una familia que es educadora. Y si todas las familias lo son porque es el ámbito donde se crece y se madura como personas, la Milicia lo quiere ser de una manera especial.

Efectivamente el Padre Morales entendió que la formación de la juventud era una de las misiones más importantes que se podía tener. Decía que el mundo del mañana estará en manos de la juventud de hoy, pero que los jóvenes están en manos de sus educadores.

Por ello nos animó a cultivar a fondo los valores humanos, a crecer como personas de forma que se preparase así un camino para que la vida de Dios encontrase un corazón bien preparado. Y nos inculcó la idea de ser todos nosotros, a su vez, educadores de otros jóvenes, que les ayudásemos a ser libres para poder encontrarse con Dios.

Una familia, en la que la educación es personalizada, y personalizadora, pues lo que busca es, completar hombres, en feliz expresión asumida por el Padre Morales, para que el día de mañana sean libres, responsables, reflexivos y constantes.

Apostólica

Y, en fin, una familia apostólica. Que no se queda encerrada en sí misma, sino que siente la llamada urgente de sus hermanos del mundo, especialmente de los jóvenes. Esa es la razón de ser principal de la Milicia de Santa María. Que todos los hombres, y especialmente los jóvenes, conozcan a Jesucristo.

Para ello organizamos diversas actividades. Desde el contacto con la Naturaleza en marchas a la sierra y campamentos, hasta distintas campañas en honor de la Virgen para hacer que todo el mundo la conozca y la quiera. Y, ¡como no!, los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, que posibilitan un encuentro personal con Jesucristo que transforma toda la vida.

Un espíritu apostólico que en estos cincuenta años de existencia de la Milicia, que cumplimos el 11 de febrero de 2011, han llevado a generaciones de jóvenes, hoy hombres maduros, a amar a Jesucristo y llevarlo hasta los últimos rincones de nuestra sociedad. Un espíritu que sigue hoy, como ayer, acercando la vida de Dios a los jóvenes de nuestro tiempo.

%d personas les gusta esto: